Cejas perfectas: Cómo conseguirlas paso a paso

Cejas perfectas: Cómo conseguirlas paso a paso
5 (100%) 10 votes

Unas cejas perfectas son uno de las bases de una mirada enmarcada. Seguro que te has fijado que cuando unas cejas están bien depiladas, perfiladas y peinadas, el maquillaje queda más limpio y mejor, como más “pulido”.

Por eso, seguro que te has preguntado alguna vez, ¿cómo puedo tener una cejas perfectas?

Tener unas cejas perfectas implica dedicar cierto tiempo al mantenimiento semanal de las mismas y retoque diario para asegurarnos de que siempre estén en las mejores condiciones. 

Para ello tendremos que tener en cuenta cómo están depiladas nuestras cejas, si requieren algún recorte y por ejemplo si las llevamos bien peinadas, fijadas y en el caso de que queramos tener unas verdaderas cejas perfectas, también maquilladas.

Cómo dar forma a unas cejas perfectas

Para tener en cuenta que unas cejas estén perfectamente depiladas, tendremos que tener en cuenta la anatomía del rostro y su estructura fácil, simetría y también si queremos destacar o esconder aquello que más o menos nos guste.

Aunque existe una teoría de cómo debe estar depiladas una deja y cuál debe ser su forma para que quede perfecta, esta regla no siempre debe cumplirse en todo los casos. Vamos a explicarte porqué.

La teoría dice que una ceja perfecta es aquella que:

cejas perfectas

(1) Comienza en el punto en que cruzaría en nuestra ceja una línea imaginaria que va desde nuestra fosa nasal en línea recta.

(2) El arco de una ceja perfecta se situaría en la intersección con la ceja de una línea imaginaria que va desde el centro de la nariz y pasa por el centro de la pupila.

(3) Y por último, el final de la ceja estaría marcado por la línea imaginaria que va desde la aleta de la nariz pasando por el rabillo externo del ojo.

Estas tres medidas nos dan una indicación estándar de cómo se presupone que debe estar depilada una ceja para que quede perfecta. Sin embargo, cómo te comentábamos, esta idea es solo aproximada y hay muchos otros puntos que deberemos tener en cuenta:

  1. Aunque tomemos esta idea cómo referencia no debemos distanciarnos de la forma natural de nuestra ceja: Si nuestra ceja es muy corta, muy plana, están muy separadas o el pico se sitúa en una zona que no coinciden con estas medidas, tendremos que buscar una opción intermedia favorecedora que no cambie el aspecto de nuestro rostro sin motivo.
  2. La forma que demos a nuestra ceja también nos ayuda a remarcar aquello que más nos guste o disimular y corregir aquello que queramos. Por ejemplo:
  • Si tienes los ojos juntos: Podemos disimular unos ojos juntos si hacemos que nuestras cejas queden ligeramente más separadas de lo que nos dice la teoría para unas cejas perfectas.
  • Si tienes los ojos separados: Al contrario que el caso anterior, podemos reducir el espacio entre cejas para simular que nuestros ojos están más juntos.
  • Si tienes un ojo más alto que otro: Podemos variar la altura entre ambas cejas (siempre ligeramente) para simular que nuestros ojos son más simétricos.
  • Si tienes los ojos hundidos, caídos o si tienes los ojos pequeños: Si aumentamos ligeramente el arco de nuestra ceja o pronunciamos esa curva, podemos ganar en espacio para maquillar después nuestros ojos y potenciar el arco de la ceja para luminosidad y amplitud a la mirada.

Como has visto, conseguir unas cejas perfectas, no solo no sigue unas normas exactas, sino que tiene una importante relación con nuestra fisonomía, rasgos y simetría del rostro.

Cejas perfectas con depilación

Existen múltiples métodos para depilar unas cejas y dejarlas perfectas. Los más comunes son depilación con pinzas, cera e hilo. A esta lista, añadiremos el recorte de cejas que es imprescindible y en muchos casos se olvida, cometiendo errores por exceso de depilación cuando solo necesitábamos unas pequeñas tijeras.

La depilación con pinzas es quizás el sistema más común y el que usaremos si queremos realizar pequeños retoques o depilar zonas con mayor precisión. Si tus cejas tienen una forma natural bien definida esté es quizás tu método ya que podrás hacer cambios poco a poco sin excederte. Es importante que uses unas pinzas de calidad que no corten el pelo ni arañen la piel al aproximarte y te den una sujeción cómoda para las zonas más difíciles. Te recomendamos probar las pinzas de Anastasia beverly Hills, la reina de las cejas, que aunque son algo más caras que otras marcas nos durarán una eternidad. Puedes encontrarlas aquí por unos 27€.

La depilación con cera es más rápida pero también tendremos que tener mayor práctica para evitar accidentes. Es especialmente adecuada para la zona del entrecejo o por ejemplo para limpiar los bordes superiores e inferiores de la ceja de esos molestos pelillos que hacen que nuestra ceja parezca desarreglada.

También podremos recurrir a profesionales de estética aunque siempre te recomendamos que sea un profesional de quien tengas buenas referencias o hayas visto resultados de su trabajo ya que la depilación con cera puede jugarte malas pasadas y acabar con unas cejas despobladas que cuesta mucho recuperar.

La depilación con hilo es una técnica mucho más compleja y que solo recomendamos sea realizado por profesionales con mucha experiencia en la misma ya que requiere mayores conocimientos. El resultado puede ser muy bueno pero como en el caso anterior te recomendamos que consultes el proceso y cuál va a ser el resultado o las indicaciones que te ofrece el profesional acerca de qué forma de recomienda.

Como te decíamos, uno de los grandes olvidados a la hora de conseguir unas dejas perfectas es el recorte. Podremos hacerlo con unas tijeras muy pequeñas tipo manicura siempre teniendo cuidado de no pincharnos y un peine de cejas con el que ir volviendo a colocar el pelo. Para recortar las cejas tendremos que peinarlas, hacia arriba en la parte interior y hacia arriba y al exterior a partir del pico de la ceja. Una vez tengamos el pelo en la dirección correcta, cortaremos los bordes de la ceja siguiendo la forma que queremos conseguir pero con cuidado de no hacer cortes bruscos, sobretodo en la punta exterior de la ceja que haría que quedara poco natural.

Cejas perfectas con maquillaje

Una vez tengamos unas cejas bien depiladas, ya tendremos buena parte del trabajo hecho para conseguir unas cejas perfectas pero si queremos unas cejas bien definidas a diario podemos darles el toque final con maquillaje y un fijador de cejas.

Para el maquillaje de  cejas contamos con diferentes formatos dependiendo del efecto que queramos conseguir y también de nuestra destreza con cada herramienta.

Si nuestra forma ya es marcada y no tenemos zonas despobladas, para conseguir unas cejas perfectas, símplemente podemos optar por un fijador ya sea transparente o con color. Normalmente tienen una forma similar a un rimel (son los más cómodos) o un pequeño bote de cera transparente que podemos aplicar con un peine de cejas.

Para rellenar la ceja y darle un perfil mucho más marcado podremos optar por diferentes formatos: En polvo, en pomada, lápiz o rotulador.

Los rotuladores aunque parecen el formato más cómodo también suelen aportar los resultados menos naturales ya que la tinta es mucho más difícil de controlar y en muchos casos son demasiado gordos para que los trazos parezcan pelo.

Las versiones en polvo son muy versátiles pero tendremos que tener un mayor manejo del pincel biselado y su duración suele ser menor. Unas de las más resistentes y mejor formulada, es la sombra para cejas de ABH que con un precio de 21€, incluye dos tonos diferentes para un resultado más natural. Puedes conseguirlas aquí.

Las opciones en lápiz son cómodas, nos permiten controlar el grosor y el trazo y además son más limpias, por lo que suelen ser muy populares. Los hay con punta más redondeada, tipo lápiz clásico automático como estos o con punta biselada que ayudan a crear la forma del pelo más fácilmente. 

Las pomadas tienen una textura en crema que debemos aplicar con pincel. Es quizás la más compleja para usar si no tienes práctica pero también ofrece un resultado duradero y muy controlable cuando nos acostumbramos a ella. La creadora de esta formulación es Anastasia Beverly Hills, así que no podíamos recomendarte otro producto que no sea su Dipbrow Pomade que te durará muchísimo tiempo sin perder cremosidad ni duración. 

Después de aplicar cualquiera de estas opciones de color, es recomendable volver a peinar la ceja para darle un resultado más natural y finalmente fijarla con un fijador transparente. De este modo nos aseguramos de que la ceja quede perfecta y además aumentamos la duración del resultado.

Elijas el método que elijas, la idea es seguir la estructura que hemos marcado al depilar y dar forma a la ceja, simplemente reforzado y rellenando allí donde sea necesario para que nuestra ceja quede perfecta. Se trata de seguir la línea natural del crecimiento del pelo, no dibujar rayas o hacer pinceladas o manchas gruesas para rellenar.

Con una forma bien depilada y natural, una pequeña aplicación de maquillaje y un fijador podremos conseguir fácilmente unas cejas perfectas.

[popup_manager id=”4″]

Más opiniones y reviews

2017-03-28T14:05:14+00:00